Digestiones pesadas

Diciembre es un mes lleno de celebraciones en donde es habitual la ingesta excesiva de comida en las reuniones familiares alrededor de la mesa, por lo que tenemos más probabilidades de padecer “digestiones pesadas”, un trastorno digestivo muy común. Las causas pueden ser ingerir alimentos de digestión lenta o difícil, comer de manera rápida (no dando tiempo a que se realice una correcta masticación), alergias o intolerancias a determinados alimentos, estrés y ansiedad.

Al igual que las causas pueden ser diversas, también lo son los síntomas que producen que, en muchas ocasiones, se dan juntos.

Normalmente, gases, halitosis (mal aliento), dispepsias (digestión lenta y pesada) e inflamación abdominal. Cada uno requiere de unos hábitos y cuidados específicos para combatirlos.

En cuanto a los malos hábitos, estos son bastante más comunes de lo que imaginamos, con el agravante de que en muchas ocasiones no tenemos conciencia de cometerlos. Tanto si somos de los que no nos levantamos de la mesa hasta sentirnos saciados como si comemos demasiado poco o si echamos mano a menudo de la comida basura, podemos sufrir consecuencias negativas en forma de cálculos biliares o gases.

MASTICAR BIEN

En cuanto al estrés, sabemos que es un mal compañero para todo, y para nuestra salud estomacal, también. Y esto es así porque el proceso de digestión comienza en la boca y cuando estamos estresados solemos comer de forma ansiosa y rápida, sin masticar bien y esto comporta una sobrecarga de trabajo para el resto de órganos implicados en la función digestiva.

Las bebidas también tiene un papel importante en el proceso de digestión, ninguna es tan saludable como el agua. Así que si somos propensos a las digestiones pesadas quedan descartados los refrescos y las bebidas con alcohol.

Sobre qué tipos de alimentos facilitan la digestión, en líneas generales se considera saludable tomar verduras crudas, porque las verduras frescas poseen muchos enzimas necesarios para la digestión y las altas temperaturas los destruyen. También es conveniente consumir productos fermentados para mantener y repoblar la flora intestinal, como el yogur o el kéfir.

Remedios tradicionales

Aparte de las mencionadas precauciones a la hora de comer, las plantas medicinales tradicionales siempre han ayudado a aliviar las molestias de las digestiones pesadas. Entre ellas destaca la raíz de angélica (Angelica archangelica L.) que posee acción antiinflamatoria, carminativa (ayuda a evacuar los gases del tracto digestivo), digestiva y ayuda a controlar la ansiedad, muy asociada a problemas digestivos.

También se ha usado tradicionalmente el cardo bendito (Cnicus benedictus) con propiedades analgésicas y que a su vez alivia los espasmos gastrointestinales. La menta (Mentha piperita) también es conocida por su acción carminativa, relajante y sedante que contribuye a reducir la hinchazón abdominal.

Otras plantas tradicionales utilizadas para este trastorno son: hinojo, anís, manzanilla, regaliz, perejil, comino, jengibre, cardo mariano.

Estas plantas medicinales se han utilizado habitualmente después de comidas copiosas o para prevenir molestias digestivas.■

www.aristo-iberia.com

Carvomin, gotas orales en solución

Carvomin gotas orales es un nuevo medicamento de Aristo Pharma a base de plantas tradicionales, que contiene raíz de angélica, cardo bendito y hojas de menta que, en su conjunto, ayudan a facilitar las digestiones pesadas en los adultos.

Al llevar menta en su composición tiene un agradable sabor que lo hace fácil de tomar.

Se presenta en un frasco de 20 ml y se trata de un medicamento a base de plantas, basado exclusivamente en un uso de larga tradición.*

*No administrar a menores de 18 años. Lea detenidamente las instrucciones de este medicamento y consulte a su farmacéutico