Proteoglicanos, el secreto de una piel joven

Estas proteínas destacan por su capacidad de retener agua y proporcionar tersura e hidratación a la piel. Aristoderm los formula con vitamina C para un mayor efecto antioxidante

 

Seguro que hemos pensado alguna vez que el tiempo no pasa por todos de la misma manera, y cuando nos encontramos a alguien que aparenta menos años de los que realmente tiene, siempre decimos: “¡qué bien está, no aparenta su edad!”. La genética tiene un peso importante en el envejecimiento, pero no es lo único. Existen diferentes tipos de envejecimiento, el intrínseco, el derivado del paso del tiempo y de nuestra genética, y el extrínseco, que es aquel debido a factores externos como el tabaco, la polución, la radiación solar, la alimentación, etc. A partir de los 18 años la piel empieza a perder anualmente un 1% del colágeno total; no obstante, los primeros signos de la edad no serán visibles hasta los 25-30. En ese proceso de envejecimiento, la piel va a ir perdiendo parte de sus funciones, lo que se va a traducir en: • Disminución de la renovación celular • Fallo en la barrera protectora, la piel se vuelve más permeable y aumenta la pérdida de agua produciendo deshidratación. • El colágeno, la elastina y la red de proteoglicanos se desestructuran, produciendo una pérdida de elasticidad y disminuyendo la capacidad de retención de agua. • Aparecen manchas en la piel en forma de hipopigmentaciones, e hiperpigmentaciones, como son los lentigos seniles.

Actualmente en el mercado podemos encontrar diferentes productos antiedad, centrados en evitar y eliminar la producción de manchas, retrasar el fotoenvejecimiento, regenerar la piel y compensar la pérdida de elasticidad y deshidratación existente, con el fin de disminuir y evitar los signos de la edad. Entre todas las sustancias activas que existen en el mercado, aparecieron hace unos años los revolucionarios proteoglicanos, con propiedades antiedad y efectos inmediatos en la turgencia, estabilidad, y elasticidad de la piel.

Los proteoglicanos son proteínas unidas a cadenas de glicosaminoglicoanos (GAG), se caracterizan por su capacidad de retener agua y proporcionar tersura e hidratación a la piel. Son capaces de captar 1.000 veces su peso en agua, por lo que realizan un efecto flash inmediato, aumentando considerablemente la hidratación y firmeza de la piel. Además, se ha demostrado que a corto plazo mejoran la luminosidad e hidratación y a largo plazo producen un efecto reparador, previniendo la aparición de arrugas y fomentando la eliminación paulatina de las mismas, lo que se traduce en una considerable mejora de calidad en la piel, reafirmándola.* Aristoderm® lanza sus Proteoglicanos-C que refuerzan las estructuras de sostén de la piel, aportando hidratación y luminosidad, gracias a su contenido en proteoglicanos solubles, ascorbil fosfato de sodio y Vitamina F (omega-3 y omega-6).

Con una formulación sin ácido ascórbico, libre de parabenos y perfumes. Aristoderm® Proteoglicanos-C son aptos para todo tipo de pieles y están recomendados a partir de los primeros signos de la edad, en pieles apagadas, deshidratadas, con falta de firmeza y manchas. Son de uso diario mañana y noche.

La fórmula de Aristoderm® 3 Aristoderm® Proteoglicanos-C está compuesto por proteoglicanos solubles, una sal estable de la vitamina C, Vitamina F y E. 3 Aristoderm®® Proteoglicanos-C refuerza las estructuras de sostén de la piel, aportando hidratación y luminosidad. Con una formulación menos irritante al poseer una sal estable de la Vitamina C.

 

*Artículo de revisión “Aproximación al tratamiento del envejecimiento cutáneo” Ruíz Martínez, Mª Adolfina: Morales Hernández, Mª Encarnación. Ars Pharm 2015;56 (4) :183-191

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisShare on RedditShare on TumblrBuffer this pageEmail this to someone