• DESCARGAR REVISTA SALUD TOTAL ONLINE

  • Dermatitis Atópica: Cómo afrontar el frío

    En estos meses de otoño empezamos a ver los estragos que el verano ha causado en nuestra piel. 

    Es necesario ayudar a recuperar la salud cutánea, sobre todo porque la llegada del frío suele favorecer la aparición o empeoramiento de algunas lesiones cutáneas como la dermatitis atópica. Sabemos que es una afección de la piel en alza. De hecho, se ha duplicado en los últimos 20 años en adultos y afecta en un 75% a bebés y niños. En España, entre el 1 y 3% de la población adulta padece dermatitis atópica, cifras proporcionadas por la Asociación de Afectados por la Dermatitis Atópica (AADA).

    * Pero, ¿qué es la dermatitis atópica? La dermatitis atópica es un proceso inflamatorio cutáneo crónico, de carácter recurrente, caracterizado por un intenso prurito. La barrera cutánea está alterada y pierde su capacidad de mantener la hidratación, provocando la aparición de picores, eczemas y sus reacciones negativas. Las zonas del cuerpo donde suele aparecer son: cara, cuello, parte alta del tórax y hombros, grandes pliegues flexurales y dorso de las manos.

    * ¿Cómo podemos tratarla?

    El tratamiento básico de la dermatitis atópica comprende el cuidado óptimo de la piel, combatiendo las alteraciones de la barrera cutánea. Debe incluir el uso regular de productos emolientes tanto en la higiene como en la hidratación de la piel. De hecho, constituyen la primera opción terapéutica en la prevención de los brotes y restablecimiento de la hidratación de la piel. Para la higiene diaria recomendamos el uso de jabones suaves, de base oleosa y preferiblemente syndet (Synthetic Detergent), y con un pH próximo al pH fisiológico de nuestra piel (5.5), respetando al máximo el manto hidrolipídico.

    Mediante el uso continuado de productos dermocosméticos emolientes podemos romper el ciclo picor-rascado, ayudando a espaciar los brotes y, con ello, mejorar nuestra calidad de vida. Pero recordemos que debemos utilizar productos tanto de higiene como de hidratación acordes a este tipo de piel. Laboratorios BABÉ dispone de una Crema emoliente C.N 157380.3, de 200 ml, que nutre intensamente y restablece la hidratación de la piel muy seca o con tendencia atópica. Esta crema contiene ácidos grasos esenciales Omega 3, 6 y 9, que regeneran las zonas de sequedad localizadas. Además, aportan confort y suavidad inmediata, rompiendo el ciclo picor-rascado.

    Algunos consejos para prevenir los brotes de dermatitis atópica:

    No excedernos en el lavado y uso de los jabones alcalinos.

    Evitar desencadenantes específicos.

    Prescindir de ropa ajustada y fibras sintéticas.

    Descartar irritantes primarios.

    No emprender trabajos inadecuados.

    Alejarse de ambientes con temperaturas extremas.

    Evitar el estrés emocional.

    No caer en infecciones intercurrentes, bacterianas, víricas o fúngicas.

    Mantener la piel hidratada.

    Utilizar jabones y cremas emolientes.

    Restaurar la barrera cutánea.

    Jabón de aceite (C.N 157375.9)

    Uno de los productos bandera de Laboratorios BABÉ es su Jabón de Aceite, de 500 ml, formulado sin agua y enriquecido con Omegas 3, 6 y 9. Contiene más de un 40% de aceites emolientes y reparadores, como el de soja y el de Inca Inchi, que limpian suavemente y nutren en profundidad. Su alto contenido en ácidos grasos esenciales restablece el nivel de hidratación cutáneo, previene la deshidratación y aporta un bienestar inmediato.  Alivia rápidamente la sensación de tirantez y el picor. Indicado para la piel seca, muy seca o con tendencia atópica