REVISTA SALUD TOTAL

Revista de Actualidad Salud y Belleza


Actualidad

La farmacia responde Infecciones urinarias en la mujer

Son una de las causas más frecuentes de consulta en nuestro país y en esta época del año aumentan su incidencia. Toma medidas para prevenirlas

Por Cristina Lobato

Fotolia_64593142_M

El sistema renal está constituido por riñones, uréteres y vejiga. Los riñones contienen millones de células, llamadas nefronas, donde se filtra la sangre, se reabsorben las sustancias necesarias y se eliminan las de desecho hacia la vejiga; de aquí se expulsan por la uretra en forma de orina. La vía de entrada del agente infeccioso es la uretra, éste puede ascender y alcanzar la vejiga y, si es muy virulento, llegar a través de los uréteres al riñón.

Las infecciones urinarias son una de las causas más frecuentes de consulta en nuestro país, ocupan el segundo lugar, después de las respiratorias y al menos el 50% de las mujeres sufrirá algún episodio a lo largo de su vida, entre ellas un 20% tendrán infecciones de repetición. Son más frecuentes entre las mujeres por sus características anatómicas: la uretra es más corta en la mujer. Esta afección empieza a aumentar tras el inicio de las relaciones sexuales y, también, a partir de los 50 años con la menopausia. En mujeres mayores afecta al 25%, probablemente por tener los mecanismos de defensa disminuidos, sobre todo si están en hospitales o padecen enfermedades crónicas.

Fotolia_4107829_M

Los agentes infecciosos suelen ser bacterias y, de forma ocasional, virus u hongos. Entre las bacterias, la responsable de más de un 80-90%% de los casos de cistitis en la mujer es Escherichia coli, microorganismo frecuente en el aparato digestivo y en la vagina. Generalmente, el efecto lavado de la propia orina arrastra estos microorganismos (por eso se recomienda beber mucha agua cuando hay infección). Factores como no orinar suficiente, alteración de la flora vaginal por la humedad –como la provocada por los bañadores mojados–, tratamientos con antibióticos, aguantar sin orinar –por motivos voluntarios o por mal funcionamiento de la vejiga– e, incluso, mantener relaciones sexuales favorecen la adhesión de los microorganismos a las paredes del tracto urinario y la infección sigue adelante.

Fotolia_82748750_XL

Diagnóstico y tratamientos

Mediante un análisis de orina se mira el sedimento y se hace un urocultivo, sin embargo, como esto tarda un tiempo, se puede hacer una tinción de una muestra de orina para saber el tipo de micoorganismo, con lo que el médico suele prescribir un antibiótico de amplio espectro para ir actuando. Existen también unas tiras reactivas para realizar test rápidos, con una fiabilidad del alrededor del 85%-90%. El cultivo debe realizarse siempre si hay sospecha de infección de tracto superior o complicada. Además, permite establecer un diagnóstico con certeza, identificar la causa, saber a qué antibiótico es sensible y, después, confirmar la eliminación de la infección.

Las opciones de tratamiento para las cistitis no complicadas son claras, en estos casos el médico prescribe antibióticos de 1 día (fosfomicina), 3 días (norfloxacino, ciprofloxacino, cefixima) y 5 días (amoxi/clav, cefuroxima) dependiendo del tipo de bacteria y, generalmente, es suficiente. Pero en algunos casos sucede que las cistitis son recurrentes y repetitivas.

Las mujeres con cistitis recidivantes están hartas de tratamientos antibióticos cada dos por tres que les desequilibran la flora no solo vaginal sino a todos los niveles, cuanto más tratamiento antibiótico mas resistencias y más problemas de flora, es por ello que el tratamiento natural y la prevención adquiere aquí gran importancia.

Los arándanos

Mención especial requiere el arándano americano, por su gran utilidad y su uso tan extendido, el mercado está inundado de suplementos con arándano, pero ¿cuál es el bueno?, ¿qué dosis debe llevar? ¿durante cuánto tiempo debe tomarse…?

Para empezar los preparados contienen distintos tipos de arándanos que inducen a confusión:

  • El arándano americano o cranberry es el Vaccinium macrocarpon L. de la familia Ericaceae, también llamado arándano rojo americano. Hay dos arándanos rojos, solo que uno es americano y otro no, es el americano el que tienen los estudios y la eficacia comprobada en el tratamiento coadyuvante y preventivo de infecciones genitourinarias.
  • Arándano azul o blueberry, es el Vaccinium mirtylus. No indicado en infecciones genitourinarias, sí para alivio de los síntomas ocasionados por la insuficiencia venosa, como incomodidad y pesadez de piernas y por la fragilidad capilar cutánea, incluso diarrea e infecciones menores de la mucosa oral
  • Arándano rojo o lingonberry, es el Vaccinium vitis-idaea. No existe suficiente evidencia científica que avale su uso en infecciones genitourinarias.

Fotolia_5373662_L

Los frutos del arándano rojo americano se utilizan tanto en alimentación como en farmacia por sus propiedades antiinfecciosas y antioxidantes. Tradicionalmente, los frutos enteros de arándano y el zumo obtenido de ellos se han empleado en el tratamiento de infecciones del tracto urinario. Se ha demostrado con estudios in vitro e in vivo que tanto el zumo como los extractos ricos en proantocianidinas de la serie A(PAC- A) poseen actividad antiinfecciosa.

La patogenicidad de las bacterias que causan infecciones urinarias está directamente relacionada con su capacidad para adherirse a las superficies, una vez adheridas inician la colonización desarrollando el proceso infeccioso. Las proantocianidinas de la serie A (PAC-A) del arándano rojo americano actúan bloqueando su capacidad de adhesión. De esta forma se interrumpe la primera fase del proceso de colonización, evitando la estabilización de la infección y la liberación de toxinas por parte del microorganismo.

A la hora de plantear un tratamiento con arándano americano o cranberry no vale cualquiera, es importante conocer la composición del suplemento para ajustar la posología. No es lo mismo tomar el zumo natural que un preparado líquido a base de zumo (puede tener un 25% de zumo) o un extracto seco o toda la planta triturada, por ejemplo, que no contendría exclusivamente los frutos. Es importante que el producto sea el arándano adecuado, en dosis adecuada y con calidad suficiente. Por ello resulta más útil recomendar preparados farmacéuticos normalizados en cuanto su composición en PAC-A, debidamente elaborados y conservados, y con una forma farmacéutica que facilite la administración.

Hay estudios preliminares que muestran también la posible utilidad frente al Helicobacter pylori y a bacterias causantes de la placa dental, gingivitis y periodontitis. Además se ha comprobado tanto in vitro como in vivo que posee propiedades antioxidantes y captadoras de radicales libres, así como antiproliferativas sobre células cancerosas y tumores inducidos en animales.

Dosis recomendadas

Éstas son las establecidas por European Scientific Cooperative on Phytotherapy (ESCOP)

  • 300-750 g/día de preparados líquidos de arándano americano conteniendo un 25-100% de jugo.
  • 200-500 mg de extracto seco dos veces al día o dosis equivalentes.
  • Para niños (2-18 años): 15 ml de jugo por Kg de peso.

lemon-906141

Posología propuesta por la Organización Mundial de la Salud (OMS)

  • Para la prevención de infecciones del tracto urinario en adultos: 30-300 ml/día de preparados que contengan un 30% de jugo puro.
  • Para el tratamiento en adultos: 360-960 ml de jugo o equivalente. Cápsulas con extracto concentrado: 1-6 capsulas/día, equivalente a 90 ml de jugo.
  • La AFSSA recomienda una dosis diaria equivalente a 36 mg de PAC.

En general, se aconsejan desde 36 a 240 mg de PAC/día o preparados equivalentes, la horquilla es muy amplia, pues va en función del objetivo; por ejemplo, 118 mg de PAC/día es eficaz para reducir las recurrencias de cistitis relacionadas con la actividad sexual (cistitis postcoital). Tras seis meses de tratamiento se observó una mejoría en un 93% de las pacientes tratadas. Como preventivo, en general, puede ser suficiente 36mg de PAC al día.

El arándano rojo americano puede ir solo en el suplemento, pero, en ocasiones, como tratamiento, se acompaña de vitamina C y otras plantas diuréticas, como gayuba (antiséptica urinaria y diurética), ortosifón, diente de león, cola de caballo o vara de oro.

 

¿Cuáles son los síntomas?

  • Expulsión de la orina difícil, dolorosa e incompleta
  • Necesidad urgente de orinar
  • Aumento de la frecuencia miccional con escasa cantidad
  • Orina turbia
  • Dolor y/o presión suprapúbicos
  • Hematuria, mal olor

No es frecuente la aparición de fiebre ni dolor lumbar a no ser que sea una infección complicada de vías superiores.

 

 

La cistitis recurrente

Los factores de riesgo de esta patología son:

  • Relaciones sexuales frecuentes
  • Alteraciones del pH vaginal que conllevan disminución de lactobacillus, pueden suceder después del uso de espermicidas o antibioterapia
  • Se tuvo la primera cistitis antes de los 15 años
  • Madres con antecedentes de cistitis recurrente

Las cistitis recurrentes requieren un tratamiento antibiótico especifico más prolongado de 2 a 6 semanas e incluso a veces prevención antibiótica, dosis bajas durante meses o dosis después de las relaciones sexuales.

Las medidas preventivas más usuales son:

  • Orinar inmediatamente después de las relaciones sexuales
  • Reducir el uso de espermicidas
  • Orinar cada dos o tres horas
  • Aumentar la ingesta de agua
  • Cambiar el bañador mojado después del baño
  • Usar jabones neutros
  • Evitar la utilización de prendas excesivamente ajustadas. Utilizar preferentemente prendas de algodón
  • Higiene diaria (mejor ducha que baño). Limpiar siempre de delante hacia atrás
  • Aplicación vaginal de probioticos tipo lactobacilus
  • Ingesta de arándano rojo por su efecto bacteriostático y acidificante

 

La opción de los aceites esenciales

Otros posibles tratamientos naturales de probada eficacia son los tratamientos a base de aceites esenciales:

  • Origanum compatum. El orégano compacto ofrece un aceite esencial básico en la lucha antibacteriana y antiviral en el sentido más amplio de la palabra. La experiencia clínica respaldada por los análisis de biología clínica permite certificar una acción “antibiótica” probada.
  • Árbol de te. Este aceite esencial es sobradamente famoso. Cuenta con propiedades antibacterianas, fúngicas, antiparasitarias, etc.
  • Menta piperita. Produce un aceite esencial muy efectivo contra dolores de etiología variada. Además, es excelente para paliar problemas digestivos.
  • Aceite esencial de Canela de Ceilán. Antibacteriano de amplio espectro.

Las combinaciones de estos aceites esenciales quimiotipados crean sinergias de gran ayuda en la lucha contra la cistitis de repetición. Destaca la sinergia por vía oral de aceite esencial de canela y el de orégano, como antibacterianos, junto con el de menta, como antiinflamatorio y antiespasmódico. También son útiles para baños de asiento las mezclas de 2 gotas de Árbol de Té y Manzanilla romana diluidas, previamente, en un poco de leche entera y después en el agua templada tienen un gran efecto calmante.

 

A la hora de plantear un tratamiento con arándanos no vale cualquiera. Solo el arándano americano o cranberry ofrece eficacia comprobada

 

Alteraciones en la flora vaginal, retener la orina, los antibióticos y las relaciones sexuales propician su aparición

 

Cuando se dan tres o más infecciones en un año se considera cistitis recurrente

 

« « Notícia anterior | Notícia siguiente » »