REVISTA SALUD TOTAL

Revista de Actualidad Salud y Belleza


Actualidad

La leche y los productos lácteos son una buena herramienta para cubrir las necesidades nutricionales, energéticas y de hidratación de los deportistas

La leche y los productos lácteos son una buena herramienta para cubrir las necesidades nutricionales, energéticas y de hidratación de los deportistas, tanto las de quienes practican actividades de fondo como de fuerza, ya que se trata de alimentos que aportan proteínas, hidratos de carbono, calcio y vitaminas D y B12.

Así lo destaca Carlos Aznar, nutricionista deportivo, para quien la base de una buena alimentación radica en una dieta variada, una correcta hidratación y, sobre todo, en realizar un mayor número de comidas a lo largo del día. En este contexto, apunta, la leche y los productos lácteos son “una herramienta más para cubrir las necesidades del deportista”.

“Uno de los principales nutrientes que contienen los productos lácteos son las proteínas, que intervienen prácticamente en casi todos los procesos orgánicos. Desde la regeneración y síntesis de la masa muscular hasta la formación de hormonas, que es uno de los principales ‘mensajeros’ del organismo desde que generamos un estímulo hasta que se lleva a cabo el cambio pertinente. Además, son también uno de los principales transportadores de moléculas en el organismo, como por ejemplo el oxígeno en forma de hemoglobina”, explica.

 

Otro nutriente clave que aportan la leche y los productos lácteos son los hidratos de carbono, fuente de energía y elemento que interviene en procesos como la regeneración de la masa muscular o la formación de las articulaciones. Además, según Aznar, la grasa de estos alimentos “proporciona una cantidad de energía muy recomendable, por ejemplo, para practicar deportes de resistencia”.

 

“Desde el punto de vista de micronutrientes o nutrientes minoritarios, pero no por ello menos importantes, tendríamos minerales indiscutibles como el calcio. Dentro del mundo de la actividad física, es uno de los minerales más importantes, debido a que interviene en el proceso de impulso nervioso, que probablemente actúa en cada proceso de contracción muscular”, anota.

 

“Desde el punto de vista de las vitaminas, tendríamos como principal exponente la vitamina B12 y la vitamina D. La vitamina B12 contribuye a la formación de los glóbulos rojos, para el transporte de oxígeno, y la vitamina D, que contribuye a la absorción y utilización normal del calcio y el fósforo”, añade.

 

Por estos motivos, Aznar recuerda que la leche y los productos lácteos son una buena opción para consumir “a lo largo de todo el día o en las horas posteriores a la actividad física”. Además, destaca que ayudan “a prácticamente todas las actividades deportivas, teniendo en cuenta que gran parte de los suplementos deportivos que se usan habitualmente para tener un añadido den proteínas son de origen lácteo”.

“La cantidad de producto lácteo necesario depende de la intensidad o del gasto tanto cualitativo como cuantitativo que se tenga. Dependiendo de la alimentación que tengamos, podemos tener más o menos necesidades de productos lácteos. Quizá una persona que no incluya en su dieta alimentos ricos en proteínas, como pueden ser la carne, el pescado y los huevos, tenga una mayor necesidad de productos lácteos”, expone.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para más información:

Ogilvy Common Health

Mariló Sánchez

91 451 21 34

marilo.sanchez@ogilvy.com

« « Notícia anterior | Notícia siguiente » »