REVISTA SALUD TOTAL

Revista de Actualidad Salud y Belleza


Actualidad

Las crisis de asma infantil se agravan

Frrío y contaminación

asma niñoLos pediatras alergólogos recomiendan evitar en la medida de lo posible el tránsito por las calles con excesivo tráfico. La Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergia y Asma Pediátrica (SEICAP) alerta de las consecuencias de la contaminación en los niños asmáticos (uno de cada diez) en esta época del año. Los altos niveles de partículas diésel en las ciudades, unido a la mayor concentración de ácaros y humos en las casas, al ventilarse menos, provocan una reacción en los bronquios ya inflamados por el asma y pueden originar una crisis que requiera hospitalización.

El frío seco favorece un aumento de los niveles de contaminación. Un estudio realizado en Barcelona y publicado en octubre en la revista Environmental Pollution ha permitido comprobar como “los niveles de partículas tóxicas son más altos en los meses finales del otoño, siendo las peores las procedentes de vehículos y la combustión”. Los distintos componentes del gasoil, “así como las  partículas de dióxido de azufre o dióxido de carbono presentes en el aire, agravan la sintomatología de los niños asmáticos o con alergias respiratorias al actuar como irritantes de las vías aéreas”, explica el doctor Javier Torres,  coordinador del Grupo de Trabajo de Alergia Respiratoria de la SEICAP.

Otra investigación reciente realizada en diez ciudades europeas y publicada en The European Respiratory Journal concluyó que “los niños que viven a menos de 75 metros de una vía pública con mucho tráfico tienen un 14% más de probabilidades de desarrollar asma”. En el caso concreto de Barcelona los autores estiman que uno de cada siete niños puede llegar a padecerla, cifra que se incrementa a uno de cada cuatro en zonas de alta contaminación.

Los asmáticos tienen los bronquios inflamados y estrechados “lo que dificulta ya de por sí su respiración. Agentes externos como la contaminación o el aire frío hacen que reaccionen de manera exagerada, lo que llamamos hiperreactividad o hiperrespuesta en la que los síntomas propios de su enfermedad, como la tos, las sibilancias (pitos)o sensación de ahogo, se agravan y pueden dar lugar a una crisis fuerte”, comenta el doctor Torres. Los niños con rinitis alérgica al tener obstrucción nasal y respirar por la boca no filtran el aire y también pueden empeorar ante este tipo de irritantes. El 9% de los menores de 5 años y entre el 20 y el 30% de los que tienen de 13 a 15 años padecen esta alergia respiratoria, según datos de la SEICAP.

« « Notícia anterior | Notícia siguiente » »