REVISTA SALUD TOTAL

Revista de Actualidad Salud y Belleza


Alimentación

Macarons Navideños con relleno Marlene®

La Navidad es tradición, pero también, ¿por qué no? una pizca de innovación. Además de turrones, mazapanes y dulces típicos de las fiestas, quien prepara la comida navideña puede experimentar algo nuevo para sorprender a los invitados.

Con Marlene® llega la idea más romántica y llena de color, que se inspira en las pastitas francesas cada vez más de moda también en nuestro país. Los macarons navideños Marlene® se preparan con una pasta a base de claras de huevo, harina de almendras y azúcar, y tienen un ingrediente especial oculto en el relleno: una delicada compota de manzanas Marlene®.

El corazón ligero ayuda a terminar la comida navideña sin llenarse demasiado, en una combinación perfecta de texturas blanda y crujiente, para degustar en compañía.

En la receta elaborada para Marlene® por el chef español Roberto García, del restaurante El Milano Real, las variedades de manzana empleadas son la Royal Gala y la Red Delicious, pero tú puedes crear tus propios macarons a tu gusto sirviéndote de cualquier otra variedad de Marlene®, para dar un toque de clase a tu mesa por Navidad.

Elaboradas con unos suaves tonos pastel, estas deliciosas pastitas resultan ideales asimismo como regalo para los amigos.

 

MACARONS NAVIDEÑOS CON RELLENO DE MANZANAS MARLENE®

(para 36 macarons, aproximadamente)

Ingredientes para las tapas o conchas:

110 g de almendra en polvo o molida

220 g de azúcar glas

110 g de claras de huevo (mejor si son envejecidas y han pasado una noche a temperatura ambiente tapadas con papel film)

30 g de azúcar normal

Colorantes en gel

Ingredientes para el relleno:

150 g de mantequilla a temperatura ambiente

150 g de queso cremoso

150 g de azúcar glas

1 manzana Royal Gala Marlene

1 manzana Red Delicious Marlene

zumo de ½ limón

Elaboración de las tapas o conchas:

Mezclar el polvo de almendras con el azúcar glas y tamizarlo bien para retirar los grumos. Aparte, montar las claras a velocidad máxima, añadir los 30 g de azúcar normal poco a poco y seguir batiendo. Cuando las claras estén a punto de montarse, se añade el colorante en gel (la cantidad dependerá del tono que se quiera conseguir). Una vez que las claras estén bien montadas, añadirles la mitad de la mezcla hecha previamente de la almendra molida y el azúcar glas, y mezclar con una espátula grande con mucho cuidado realizando

movimientos envolventes. Cuando todo comience a estar integrado, se añade la otra mitad que hemos dejado de la harina con el azúcar, y se remueve de nuevo, apretando con la espátula las paredes del bol para aplastar algún posible grumo de almendra, y conseguir así una textura más uniforme.

Es muy importante no remover en exceso. Si al levantar la espátula la mezcla cae como si formara una capa densa, entonces está en su punto. Ha de tener una textura con cuerpo, y evitar siempre que se quede líquida.

Introducir la mezcla en una manga pastelera de boquilla lisa (numero 8 o 10). Cubrir una bandeja con papel de horno, y con la manga, echar la masa en diversos puntos dibujando en cada uno de ellos círculos de unos 2 cm. Es importante no mover la manga pastelera al aplicar la masa para que los redondeles salgan perfectos.

Cuando ya estén todos listos, se deja reposar el tiempo necesario hasta que la parte superior de la masa esté seca. Llevará más o menos tiempo dependiendo de la época del año, de la humedad exterior y de la temperatura interior de la cocina.

Cuando la superficie exterior de los macarons ya esté seca, se hornean durante 13 minutos aproximadamente (o el tiempo que requiera cada horno, ya que la temperatura dependerá mucho de la potencia de cada aparato), con el horno previamente calentado a 150 grados.

Y ya tenemos listas las tapas o conchas.

Elaboración del relleno:

Para la compota de manzana, pelar las manzanas, cortarlas en dados y añadirlas a un cazo con 100 ml de agua fría y el zumo de medio limón. Hervir durante aproximadamente 15 minutos, teniendo siempre cuidado de que la cocción sea uniforme. Cuando la manzana esté cocida, se tritura y se deja enfriar. Intentando que se quede lo más espesa posible.

A continuación, batir todos los ingredientes homogéneamente (excepto la compota de manzana), y añadir ésta al final. Introducir el relleno en una manga pastelera y dejar reposar en la nevera durante 30 minutos mínimo. Cuando la crema esté fría, colocar un poco de relleno sobre una de las tapas realizadas previamente, y después, juntar con otra concha.

Y voilà, ya están listos los deliciosos macarons rellenos de compota de manzana Marlene.

Receta elaborada por Roberto García, del restaurante El Milano Real (Gredos-Ávila)

 

« « Notícia anterior | Notícia siguiente » »