REVISTA SALUD TOTAL

Revista de Actualidad Salud y Belleza


Actualidad

Notable evolución en el tratamiento farmacológico del cáncer de mama

Hoy 19 de octubre se celebra el Día Mundial contra el Cáncer de Mama, coincidiendo con esta fecha, Eva Ruiz, Directora de Estudios de Ipsos Healthcare, explica a los seguidores de la revista Salud Total, cómo han evolucionado los tratamientos de esta enfermedad en los últimos tiempos.

El cáncer de mama es uno de los tumores más frecuentes: cada año se diagnostican en España más de 26.000 casos. La probabilidad de que una mujer desarrolle un tumor mamario a lo largo de su vida es de una entre ocho.

Los expertos alertan sobre cómo está aumentando la frecuencia de esta enfermedad en mujeres jóvenes, menores de 40 años. El hecho de retrasar de la maternidad, una edad tardía en el primer parto aumenta este riesgo. No obstante, la prevalencia sigue estando centrada en mujeres de mayor edad. Según datos de 2016 del monitor de oncología de Ipsos Healthcare, basados en datos de 1.380 pacientes de cáncer de mama en tratamiento farmacológico, la edad media de la mujer con cáncer de mama se sitúa en 62 años, y la mayoría, el 72%, tiene más de 55 años.

Gracias a las campañas de concienciación y los avances y en las técnicas de diagnóstico, incluyendo el uso de mamografías y Resonancia Magnética, la mayoría de los casos se detecta en fases iniciales de la enfermedad, cuando el tumor está en la mama o en los ganglios linfáticos y aún no ha provocado metástasis, es decir, el cáncer se ha extendido más allá del seno. Si bien, aún existe un porcentaje elevado de pacientes, un 41%, que se diagnostican en estadio IV, de acuerdo con los datos de Ipsos Healthcare.

La detección en fases tempranas y la disponibilidad de nuevos tratamientos ha hecho que el pronóstico haya mejorado, ya que un diagnóstico precoz aumenta las posibilidades de curación. En los últimos 20 años, el número de muertes por cáncer de mama ha disminuido y los índices de supervivencia han aumentado, también gracias a los avances en el tratamiento y el mayor entendimiento de la biología molecular y genómica y de los diferentes mecanismos que intervienen en la progresión de este cáncer.

 

Estas investigaciones también han incidido en que el cáncer de mama no es una enfermedad única, hay diferentes tipos de cáncer de mama. Lo que significa que diferentes pacientes pueden recibir distintos tratamientos específicos en función del tipo de tumor y sus características. Esta enfermedad necesita un enfoque multidisciplinar, que puede incluir cirugía, radioterapia y tratamiento con fármacos, un tratamiento personalizado a cada paciente.

Esta tendencia a la personalización del tratamiento se observa desde Ipsos Healthcare en cómo ha cambiado, en los últimos 15 años, el tratamiento farmacológico que reciben las pacientes con cáncer de mama en algún momento de su enfermedad, ya sea, antes o después de la cirugía, como terapia de mantenimiento, en enfermedad avanzada con intención de alargar la supervivencia.

Así, según datos de Ipsos, en 2002, el 60% de las pacientes que recibía tratamiento farmacológico, se trataba con alguna combinación de quimioterapia. Sólo un 2% se trataban con fármacos biológicos o terapias dirigidas.

Por su parte, años más tarde, en 2016, según fuentes de Ipsos, la proporción de pacientes que se trata sólo con quimioterapia es inferior, un 31%. En tanto que 1 de cada 3 pacientes reciben alguna combinación de terapias dirigidas / biológicas en combinación ya sea con quimioterapia o con terapias hormonales.

En este cambio de tendencia, también ha influido el cambio de enfoque en cuanto al uso de biomarcadores, como por ejemplo el HER2, una proteína que sobre-expresan las células de aproximadamente el 20% de los tumores con cáncer de mama. A estos tumores se les asocia un riesgo mayor, pero la aparición de fármacos dirigidos (anti-HER2) supuso un cambio radical en el tratamiento de estos tumores y también en su pronóstico. En este sentido, según los datos de Ipsos Healthcare, en 2002, una proporción alta de pacientes, siete de cada diez, ya se testaban para HER2+, aunque sólo el 4% recibía un tratamiento dirigido. En 2016, se realiza el test HER2 prácticamente la totalidad de las pacientes, al 94%, y de las pacientes con sobreexpresión de HER2, el 80% se tratan con terapias específicamente dirigidas a este biomarcador.

Otros biomarcadores también se realizan frecuentemente, como el test de los genes BRCA, que además de utilizarse para analizar el riesgo de desarrollar un cáncer de mama hereditario, este estudio genético de las pacientes ya diagnosticadas, también indica aquellas que podrían beneficiarse de los tratamientos dirigidos a la deficiencia en BRCA1 o BRCA2 actualmente en fase de desarrollo.

El cáncer de mama es una de las áreas con mayor investigación clínica, más de 80 moléculas están en fase de ensayo clínico o en fase de revisión por la FDA (U.S. Food and Drug Administration), en los próximos 5 años estarán disponibles en el mercado nuevos tratamientos (terapias dirigidas, inmunoterapia…) mejor tolerados y que ayudarán a reducir aún más las cifras de mortalidad que cambiarán el manejo de este tumor. Actualmente, un 44% de los oncólogos del panel de Ipsos se muestran muy satisfechos con el tratamiento del cáncer de mama, pero aún existen muchas oportunidades de mejora.

« « Notícia anterior | Notícia siguiente » »