REVISTA SALUD TOTAL

Revista de Actualidad Salud y Belleza


Alimentación

One.gen/0,1 pone a tu alcance cuatro test genéticos para detectar problemas nutricionales

 

La respuesta a los problemas de nutrición está en los genes. Ahora, el estudio genético llega al mundo de la nutrición con one.gen/0,1. A través del análisis del genoma, se identifican las variaciones genéticas de cada persona y se determina el efecto que tendrán. Esto significa tener la posibilidad real de saber qué predisposición genética tenemos ante las enfermedades y trastornos y cuáles son las soluciones más idóneas para cada persona.

Para realizar un análisis genético es necesario estudiar el material genético que se encuentra en nuestras células. Extraer las muestras para realizar los test genéticos resulta muy sencillo: básicamente hay dos vías, mediante la saliva, que se recoge en un bastoncillo con algodón, o con una simple gota de sangre. A partir del análisis genético podemos diagnosticar precozmente un problema nutricional y conocer, de este modo, si existe predisposición a padecer una enfermedad o ayudar a decantarse por el mejor tratamiento para una patología.

Conocer nuestros genes es conocernos a nosotros mismos, lo que permite saber con precisión si hay que cuidarse más o vigilar en algunos aspectos concretos. Para ello, one.gen/0,1 ha lanzado cuatro test genéticos para prevenir diferentes problemáticas: el nutrigenético, la intolerancia a la lactosa, la intolerancia al gluten y la intolerancia alimentaria.
packs-test-genetico-nutricion

El test nutrigenético de one.gen01 analiza las principales variaciones genéticas relacionadas con el sobrepeso y las deficiencias nutricionales para determinar un plan dietético y nutricional adaptado. Además, el test estudia aquellos genes que tienen una relación con la respuesta individual a la dieta, aportando información de gran valor sobre el estado nutricional y de salud.

Los genes determinan cómo el cuerpo procesa y metaboliza las grasas, influyendo de forma directa en su acumulación, distribución y en una tendencia a ganar peso de forma más o menos rápida. Conocer este parámetro permite saber qué predisposición genética se tiene a ganar peso e incluso a tener problemas de obesidad en un futuro y, por tanto, poder actuar desde este momento adecuando la dieta en función de los resultados del test genético.

Gracias al estudio genético se puede determinar cuál es la mejor opción para perder peso a partir de los tres tipos de patrones de dieta: baja en carbohidratos, baja en calorías o baja en grasas.

Según la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad el 76% de la población no está contento con su peso actual y el 81% fracasa al hacer una dieta.

El test nutrigenético sirve para analizar la predisposición de cada individuo a padecer determinadas enfermedades, como la obesidad o la diabetes, y también para conocer los efectos concretos de ciertos alimentos sobre nuestro organismo.

El test muestra una lista de 100 alimentos clasificados en 15 grupos alimentarios generales, para ajustar las ingestas en función de los resultados genéticos. Cada alimento tiene un color para facilitar la elección cuando se tenga que confeccionar un menú. Los alimentos verdes deberían estar entre las primeras elecciones, mientras que los de color rojo son los alimentos a evitar.

Los resultados del test genético permiten crear planes nutricionales personalizados, adaptados al tratamiento y las necesidades de cada uno. También se analiza el sistema de control de apetito del cuerpo humano, que regula la cantidad de energía procedente de la comida ingerida diariamente para enlazarla con la cantidad de energía necesaria para mantener las funciones vitales del cuerpo. Esto implica la coordinación de diferentes hormonas relacionadas con el apetito y la saciedad. Cuando hay un desequilibrio en la regulación de estas hormonas, la sensación de saciedad puede verse alterada, provocando un mayor consumo de comida.

Por otra parte, con el test nutrigenético se pueden analizar ciertas variaciones genéticas que permiten medir la capacidad, o limitación, de la pérdida de peso ligada a la práctica deportiva.

Tener una buena respuesta genética al ejercicio significa que consumes más calorías que la media de la población, para una misma actividad física, beneficiándote, por tanto, muy positivamente en la pérdida de peso. Por el contrario, un resultado negativo en este parámetro significa que consumes menos calorías que el resto de la población para una misma actividad física.

También se examinan las vitaminas, que son esenciales para el cuerpo humano ya que participan en una gran variedad de procesos vitales necesarios para el correcto funcionamiento del cuerpo humano.

Cuando existen déficits genéticos, el cuerpo no está aprovechando todas las vitaminas de forma eficiente, y esto puede generar problemas de salud. Conocerlos y mitigarlos con una alimentación adecuada y enfocada a disminuir estas carencias puede ayudar en el día a día a prevenir posibles complicaciones derivadas de estos déficits.

Otro aspecto analizado es el riesgo a sufrir diabetes tipo 2, que permite modificar la dieta y los hábitos para prevenir posibles dolencias. Finalmente, se exploran problemas relacionados con la lactosa.

El test de intolerancia a la lactosa one.gen01 estudia dos variaciones genéticas de este gen, pudiendo determinar con una alta fiabilidad el grado de intolerancia a la lactosa. Este test sólo se realiza 1 vez mediante una muestra de saliva y el resultado es válido para toda la vida. Además, lo puede realizar uno mismo, a continuación se manda al laboratorio y en pocos días se tiene el resultado.

Se estima que el 40-60% de la población tiene intolerancia a la lactosa, según fuentes oficiales de la Asociación de Intolerantes a la Lactosa España, aunque este dato puede ser superior ya que existen diferentes grados de intolerancia y un gran número de personas no están diagnosticadas.

El test de intolerancia al gluten de autodiagnóstico one.gen01 realiza un rápido screening que determina la presencia de dos anticuerpos muy específicos presentes en la enfermedad celíaca: la anti-transglutaminasa tisular y la anti-gliadina. De esta forma, se puede confirmar o descartar la intolerancia al gluten con una alta fiabilidad que ha sido contrastada con los resultados de biopsias clínicas de intestino delgado.

El test puede ser usado tanto en adultos, como en bebés y niños y para casos diagnosticados con intolerancia al gluten para un mejor control de la eficacia de la dieta sin gluten. El test se hace con tan solo 1 gota de sangre y en sólo 10 minutos se conocen los resultados. Según la Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE) unas 500.000 personas, un 1% de la población, son celíacas. Además, cerca del 10% de españoles es sensible al gluten, patología de nuevo diagnóstico.

El cambio de hábitos alimenticios de las dos últimas décadas ha provocado que la incidencia de estas enfermedades, relacionadas con una nutrición inadecuada y un estilo de vida sedentario, se haya incrementado notablemente, al tiempo que disminuye su edad de inicio.

La fiabilidad del test de celiaquía one.gen01 está contrastada con los resultados de biopsias clínicas del intestino delgado y puede ser usado tanto en adultos, como en bebés y niños, así como para un mejor control de la eficacia de la dieta sin gluten a partir de los 6 meses de iniciarla y con posteriores repeticiones cada 3 meses.

« « Notícia anterior | Notícia siguiente » »