REVISTA SALUD TOTAL

Revista de Actualidad Salud y Belleza


Alimentación

¿Qué debemos hacer si nuestros hijos tienen poco apetito?

Una buena alimentación durante la infancia es fundamental para garantizar el correcto desarrollo físico y cognitivo del niño/a. Son muchas las ocasiones en las que nuestros hijos pueden tener una alimentación desequilibrada o incompleta y necesitar un aporte extra de energía, ya sea porque son malos comedores, muestran un crecimiento deficiente, practican deportes intensos que requieren un mayor aporte de energía o están pasando por periodos de recuperación o convalecencia. 

Por ejemplo, los niños entre uno y dos años tienen proporcionalmente unas necesidades nutricionales superiores a las de un adulto, llegando a necesitar entre 4 y 7 veces más nutrientes por kilo de peso. A partir del tercer o cuarto año los niños experimentan un crecimiento continuo, además la etapa escolar es un periodo crucial de máximo desarrollo intelectual y físico. Por tanto, la nutrición se convierte en un factor clave, que debe cubrir los requerimientos y necesidades de cada edad y debe estar adaptada en cantidad y nutrientes para asegurar el aporte calórico adecuado.

Una correcta alimentación es clave para que nuestro hijo obtenga la energía suficiente para afrontar su día a día. Resulta imprescindible combinar todos los grupos de alimentos para garantizar que ingiera los nutrientes necesarios para su crecimiento. Por ejemplo, los hidratos de carbono, las grasas, las proteínas y la fibra son el combustible que necesitan los niños para crecer, correr y jugar.   

Uno de los motivos más frecuentes de consulta en niños después del año es la falta de apetito. Entonces, ¿qué debemos hacer si nuestro hijo manifiesta poco interés por la comida? En estos casos, los expertos recomiendan algunos trucos muy sencillos como:

  • Fomentar el apetito haciendo que la comida les sea más atractiva, elaborando comidas vistosas, sirviéndola en una vajilla divertida, con una presentación más apetecible…
  • Controlar el ciclo natural hambre-saciedad, observando sus necesidades para determinar cuándo darle la comida.
  • Estableciendo tiempos cortos para las comidas, sin tenerle horas frente al plato.
  • Dejar que él mismo controle su alimentación, es decir, permitiéndole que regule la cantidad de comida.
  • Introducir nuevos alimentos de forma progresiva y atractiva, nunca obligarlos. Si el niño se niega a probar un determinado alimento repetidas veces, siempre podemos buscar alimentos alternativos que ofrezcan los mismos nutrientes.

Energía extra para comerse el mundo

Con la voluntad de ayudar a cubrir las necesidades nutricionales de los más pequeños, Laboratorios Ordesapresenta el nuevo Blenuten sabor neutro 0% azúcares añadidos, con una composición más completa y equilibrada con un elevado valor nutricional para suplementar las necesidades de nutrientes en la infancia y siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud de reducir la ingesta de azúcares. 

Blenuten sabor neutro 0% azúcares añadidos presenta una excelente tolerancia digestiva y se puede disolver fácilmente para incorporarlo en la leche, postres u otros platos, sin modificar la textura y sabor de los alimentos, para aumentar así su contenido nutricional y favorecer el correcto crecimiento y desarrollo físico e intelectual de los más pequeños.

El nuevo Blenuten sabor neutro 0% se une al resto de sabores de la gama: Vainilla y Cola Cao, que pueden ser una opción ideal como desayuno, a media mañana o en la merienda. Se puede tomar a partir de un año y está indicado en aquellas circunstancias en las que los más pequeños requieren un aporte extra de nutrientes y energía, ya sea por una alimentación desequilibrada o incompleta, un crecimiento deficiente, niños deportistas que requieren un aporte mayor de energía o en períodos de recuperación o convalecencia.

« « Notícia anterior | Notícia siguiente » »