REVISTA SALUD TOTAL

Revista de Actualidad Salud y Belleza


Alimentación

Un 95% de los casos de carencia de hierro en niños están provocados por una alimentación deficiente

Entre un 5 y un 10% de la población infantil presenta estados carenciales de hierro o anemia, con una mayor incidencia de casos entre los 2 y 5 años. Estos son algunos de los datos que refleja el estudio “Prefer: Prevalencia de la ferropenia en la población pediátrica”, impulsado porLaboratorios Ordesa, cuyo objetivo es conocer cómo y en qué casos se diagnostica el déficit de hierro en la población infantil y adolescente.

La importancia de evitar niveles deficitarios de hierro durante los primeros años de vida radica en sus importantes funciones en el organismo. Está relacionado con la formación de la hemoglobina y el transporte de oxígeno, por lo que su carencia causa fatiga y decaimiento, y además favorece el normal desarrollo cognitivo en los niños. En un 95% de los casos, la falta de hierro está provocada por una ingesta escasa de este nutriente a través de la alimentación, por lo que se puede prevenir mediante una alimentación adecuada.

Los casos en niños menores de 6 meses son difíciles de evitar, mientras que a partir de esta edad una correcta diversificación de la alimentación y seguir una dieta planificada para asegurar una toma adecuada de este nutriente podría disminuir el riesgo de sufrir carencia de hierro. Por otro lado, el grupo que presenta un mayor riesgo son los menores de 5 años, debido a que se combinan diversos factores, como pueden ser unas necesidades elevadas de hierro con una ingesta reducida de este nutriente.

Los principales factores de riesgo de carencia de hierro y/o anemia en la población infantil son la introducción tardía de alimentos ricos en hierro en la alimentación, seguir dietas desequilibradas o restrictivas, un bajo nivel socioeconómico o padecer infecciones frecuentes.

FerVit, el suplemento de hierro de última generación

Laboratorios Ordesa cuenta con FerVit, un complemento alimenticio que aporta el extra de hierro que los más pequeños pueden necesitar en algunos momentos para recuperar fuerza y energía. Está indicado en estados carenciales de hierro provocados por una ingesta reducida de este nutriente o en casos de necesidades orgánicas aumentadas. Está elaborado a partir de Lipofer®, una fuente de hierro orgánico liposomado, que aporta importantes beneficios frente a otras sales de hierro como son una elevada biodisponibilidad, una menor interacción con otros compuestos, una mejora de las características organolépticas y además presenta una excelente tolerancia digestiva.

FerVit está libre de trazas de gluten, leche y lactosa. Se presenta en tres formatos: FerVit líquido en gotas, en un envase de 30ml destinado a los lactantes más pequeños, con vitamina D, que contribuye a mantener los niveles adecuados de hemoglobina. O en solución oral, con las presentaciones FerVit Kids en un envase de 120 ml, con vitamina B6 y B12, que contribuye a disminuir el cansancio y la fatiga, y FerVit forte, con una concentración de hierro elemental de 35 mg/5 ml.

Al tratarse de un hierro liposomado, la absorción de Fervit no interacciona con alimentos ni otros metales, consiguiendo una máxima absorción. Debe tenerse en cuenta que, para conseguir unas reservas adecuadas de hierro, es necesario mantener la suplementación con FerVit un mínimo de 4 a 8 semanas.

Más información en: https://www.ordesa.es/soluciones-pediatricas/gama/suplemento-hierro-pediatrico/

« « Notícia anterior | Notícia siguiente » »