REVISTA SALUD TOTAL

Revista de Actualidad Salud y Belleza


Salud

Un estudio de la Universidad de Almería demuestra las altas capacidades del agua alcalina para amortiguar y neutralizar el perjudicial ácido en el organismo

Según un reciente estudio llevado a cabo por la Universidad de Almería, realizado por Profesores y Doctores en Ciencias Químicas y Biológicas, el agua alcalina amortigua y neutraliza el ácido en el organismo y, en consecuencia, reduce sus perjudiciales efectos para la salud.

El estudio científico ha sido realizado en laboratorio por un Grupo de Investigación coordinado por el Doctor en ciencias Químicas Pablo Campra, tomando como muestra 3 tipos de aguas: una destilada y 2 aguas comercializadas de PH ligeramente ácido (pH 6) que, tras filtrarlas con la jarra alcalinizadora elevaron su valor a un pH superior a 9. 

Dicho estudio se ha llevado a cabo con un equipo automático de valoración ácido/base de la universidad y demuestra científicamente el poder anti-ácido y antioxidante del agua alcalina obtenida tras filtrado con la jarra.

  • Pero, ¿qué son exactamente el pH y el agua alcalina?

Actualmente, conceptos como agua alcalina o pH aparecen a menudo en los medios y redes sociales, si bien aún existen dudas al respecto de qué son, cómo funcionan y su relación con el organismo.

Pues bien, el pH es la medida de acidez o alcalinidad de una solución acuosa o, dicho de otro modo, la concentración de iones de hidrógeno que tiene una sustancia. A mayor concentración de iones más ácida es la solución y cuanta menos carga positiva de iones mayor alcalinidad. El equilibrio entre acidez-alcalinidad es determinante para la salud.

  • Y, ¿cuál es ese equilibrio para tener buena salud?

La escala del PH va desde el 1 al 14 y se considera como neutro el 7. Así, del 1-7 se dice que el pH es ácido y del 7-14 alcalino. Para el buen funcionamiento de nuestras células, el pH tiene que tener tendencia alcalina para no caer en la acidez metabólica, que es desencadenante de numerosos problemas de salud.

Para dar una idea, el agua natural tiene un pH aproximado de 7 y la media de nuestro cuerpo de 7,4, si bien es cierto que en cada órgano hay un pH diferente. Por ejemplo, nuestra sangre tiene un pH de 7.35, ligeramente alcalino. Sin embargo, el pH del estómago es, por defecto ácido, y se sitúa en pH inferior a 4. Cuando tomamos agua alcalina, con pH de 9 o superior, contribuimos a regular el pH del estómago, evitando muchos inconvenientes, como por ejemplo el reflujo gástrico.

Según la Dra. Jamie Koufman, especialista en laringología y estómago de Nueva York:  “el agua alcalina limpia las enzimas estomacales y el esófago, aliviando los síntomas del reflujo gástrico”.

Hay muchos ejemplos que demuestran la importancia del equilibrio del pH en nuestro cuerpo. Por ejemplo, la pepsina es una enzima estomacal responsable de la inflamación de los tejidos de garganta, nariz y oído, que muere con un pH de 8, según Koufman.

  • El propio organismo, en los procesos que requiere realizar para su acción de vida, acidifica el cuerpo y tiende a bajar el pH corporal.

Además, en nuestra sociedad, más Fast que Low, consumimos alimentos procesados que son muy ácidos, nos estresamos y estamos rodeados de contaminación medioambiental,  con pesticidas por doquier…circunstancias todas que contribuyen a la sobreproducción de ácido en la sangre, según ha demostrado la comunidad médica.

  • Ante esta situación, se plantea la necesidad de alcalinizar el cuerpo y la ingesta de agua alcalina con valores de 9 o 9,5 puede ser una solución saludable para mantener el nivel de pH corporal equilibrado.

Beneficios destacables del consumo de agua filtrada alcalina ionizada

El agua alcalina es un tipo de agua ionizada que por su efecto antioxidante ayuda al cuerpo a eliminar los desechos ácidos que se producen en los procesos de mantenimiento del organismo.

El estudio demuestra asimismo que el agua alcalina ionizada obtenida con la jarra filtradora utilizada reduce considerablemente el ORP (Potencial de Reduccción de Oxidación) presente en las muestras de agua embotellada comercializada analizada y, por tanto, tiene un gran poder antioxidante para el organismo.

Ionizar el agua significa invertir las cargas positivas en negativas, consiguiendo un agua más alntioxidante. Los iones hidroxilos que genera este agua filtrada alcalina tienen otros muchos beneficios para el organismo, como por ejemplo:

Aumenta la energía por disponer de mayor oxígeno en sangre, motivo por el cual muchos deportistas de élite ya incorporan en sus dietas de forma habitual el agua alcalina. Ayuda a combatir los radicales libres y previene el envejecimiento prematuro.

Disminuye el cansancio muscular y mantiene fuerte la estructura ósea. En su tendencia al equilibrio, el sabio organismo busca entre sus recursos cómo neutralizar los residuos ácidos que genera y recurre a las reservas de álcalis que se almacenan en los huesos. Si el cuerpo sigue realizando este sobreesfuerzo durante un largo tiempo, puede degenerar en osteoporosis.

Máxima hidratación y excelente mejora de la piel. La hidratación real se produce de dentro hacia afuera y no a la inversa, como a veces tendemos a creer. El agua alcalina tiene un mayor poder hidratante que el agua mineral al ser un agua más permeable. Además, el organismo  sometido a una actividad intensa se deshidratda e incrementa la producción de ácidos, otro motivo por el cual es el agua preferida de los deportistas.

-Funciona como co-adyudante en la prevención de trastornos como la diabetes, el asma, el colesterol, la hipertensión, dermatitis e incluso los dolores de espalda.

Evita la retención de líquidos, puesto que el cuerpo no necesita retenerlos para combatir la acidosis, ya que equilibra el pH corporal.

En línea con las tendencias de alimentación saludable y sostenibilidad

El agua filtrada alcalina ionizada ayuda a depurar el cuerpo, por lo que es la más aconsejable para realizar dietas DETOX, preparar batidos, infusiones, cocinar y, por supuesto, beberla sola.

Por todos estos beneficios, ya no solo los deportistas, runners y personas muy activas la consumen, sino que profesionales de la medicina, la alimentación y la cocina natural  como nutricionistas, health coachs y profesores de alimentación consciente la recomiendan cada vez más a sus pacientes y/o alumnos para mejorar su salud a través del equilibrio corporal.

Si además el agua alcalina se filtra en casa y se lleva consigo en una botella sin bisfenol A, ideal de vidrio de borisilicato, que es ECO, sin sustancias tóxicas y resistente a las roturas, contribuimos a la sostenibilidad medioambiental, evitando el uso de plástico e incrementando  el ahorro energético global y económico individual.

Estudio Universidad Almería en colaboración con la empresa Alkanatur: http://ow.ly/XZ2H30p6Ba2

Jarra alcalinizadora utilizada en el estudio Jarra Alkanatur

« « Notícia anterior | Notícia siguiente » »